martes, 31 de enero de 2017

Las malas prácticas tienen consecuencias

Llevamos desde hace unos días una cascada de noticias, como un banco tras otro deciden dejarse de mandangas y abonar, a cada cliente hipotecado, lo pagado de más por la clausula suelo. Sin poner excusas, sin hacer recortes. Con intereses y todo. Y a iniciativa del propio banco.

Pero a esta situación no se ha llegado sin esfuerzo y sin sufrimiento. Para empezar, las miles de acciones judiciales de los propios interesados, en todas las instancias nacionales y europeas. Hasta Bruselas ha llegado el clamor de los clientes tan injustamente tratados por estas entidades. Lógicamente, el Gobierno intervino para poder orden e impedir que se colapse la justicia. Les ha sugerido a los bancos que sean diligentes y que se dejen de excusas. Lo que estos días han decidido los dos bancos nacionalizados es toda una declaración de intenciones. Mientras hablaba el presidente de Bankia, daba la impresión de que en cualquier momento se paraba y empezaba a soltar billetes a los interesados. Parece increíble, pero a esto hemos llegado.

Pero los bancos no son tontos. Saben que estaban perdiendo juicio tras juicio por las clausulas suelo y que, encima, les condenaban en costas. Por tanto, aprendieron la lección y han decidido tomar ellos la iniciativa y no acudir a los tribunales. Habrán pensado que ya está bien de pagar las minutas de los miles de abogados de sus clientes hipotecados.

Por otro lado, esto supone un duro varapalo en sus cuentas. Pero lo asumen en un año de recuperación y crecimiento. Mucho mejor que hacerlo así que en un año de vacas flacas. Y no es mucho dinero, comparativamente, y se lo pueden permitir. Desde luego, mucho menos que los pufos inmobiliarios que aparecieron en sus balances después del estallido de la burbuja inmobiliaria (pufos que ahora afloran en POPULAR, por ejemplo).

Pero no era éste el motivo de la reflexión. El acercamiento que quiero hacer al tema es el del título del post: las malas prácticas bancarias, o comerciales, o políticas, o de lo que sea, suelen pasar factura. Antes o después. 

Si se creían que podían utilizar su posición ventajosa, en connivencia con constructoras y promotores inmobiliarios, con el visto bueno de ayuntamientos y comunidades autónomas (hay que recordar que la mayoría de las clausulas suelo las pusieron cajas de ahorros que hoy en día están absorvidas por bancos. Y esas cajas de ahorro estaban controladas por las comunidades autónomas), sin luego asumir las consecuencias, estaban muy equivocados. Al final, los pecados salen a la luz y las malas prácticas se vuelven contra los que las utilizaron. No hay crimen sin castigo, al menos en economía, ni error sin consecuencia. Y ahora les estalló en sus manos y deben resolver la patata caliente.

Apliquémonos en cuento si estamos en el mundo de los negocios. Al final lo mal hecho se sabrá. Y el que lo haya realizado, deberá pagar por ello.

En fin, no quiero parecer aquí el que conjura las diez plagas bíblicas. Pero tengo que reconocer que me alegro mucho por lo que está pasando y espero que los bancos devuelvan hasta el último céntimo y, además, con intereses.

Si alguno está en esa situación y ya ha cobrado o espera hacerlo, me alegro mucho por él. Eso sí, con ese dinero que se cuide mucho de repetir errores y "apostar" por los bancos. Es un consejo, nada más.

Un abrazo muy fuerte a todos

Julio

6 comentarios:

  1. Hola, Julio

    El tiempo pone a todo el mundo en su sitio. Igual me paso de idealista pero estoy convencido de que es así, a nivel empresarial pero también laboral o personal.

    Lo fácil es achacarlo a mala suerte, coyuntura o injusticia, pero yo prefiero imputarlo a relaciones causa-efecto.

    Un abrazo,
    Czd

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, CZD. Hay una actitud en la vida, el victimismo, que es achacar todo lo malo que nos pasa a otros o al "otro". Esto incluye también a los bancos. Ellos achacaron sus malos resultados y su debacle (hubo que rescatarlos con 60.000 millones) a la crisis. O a lo malos pagadores que éramos sus clientes hipotecados. La famosa "mora". Y no se dan cuenta que los únicos responsables de sus actos son sus malos directivos, sus pésimos consejos de administración y su mala cultura empresarial. Ya es hora de que, como dices, el tiempo ponga a cada uno en su sitio. ¡Basta de excusas!
      Bueno, ya me he despachado a gusto. A esta hora de la mañana. Hoy me he levantado con el pie izquierdo...
      Un abrazo
      Julio

      Eliminar
    2. Está claro que mucha parte de la culpa de la situación de la banca es culpa de la banca y de las decisiones tomadas.

      Y el tiempo empieza a ponerles en su sitio. Hace cinco años los bancos no tenían la imagen que tienen ahora, su modelo de negocio era mucho más robusto y tenían mucha más fuerza antes los gobiernos. Su crédito se va agotando (curiosa expresión referida a un banco).

      Un abrazo,
      Czd

      Eliminar
  2. Hola Julio, llevamos tiempo sin tener noticias tuyas, espero que vaya todo bien.Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Diego. Todo bien, muchas gracias por preguntar. También he recibido unos cuantos correos privados preocupándose por mi silencio temporal. Se han sucedido dos fenómenos que me tienen sin posibilidad de escribir en el blog.
      El primero es una sucesión de acontecimientos familiares que me están haciendo meter todo mi corazón, cabeza y tiempo dejándome muy poco tiempo libre y energías para otros menesteres. Sólo decirte que a duras penas puedo seguir mi cartera y que he estado a punto de hacer alguna compra fiándome de listas antiguas y criterios de compra de hace mucho tiempo mezclándolos con otros. Todo por falta de tiempo de análisis actualizados. Imagínate si eso me pasa a mí como voy a poder dar consejos a los demás.
      Por otro lado, siento como si me hubiera vaciado por dentro y estoy en fase de escuchar, de oír los consejos de otros y esperar a que la presa se vuelva a llenar de nuevo y rebose. El otro día puse a Paramés en la tablet en una conferencia que dio en Guatemala mientras hacía otra cosa y me gustó mucho lo que dijo. Tanto que me gustaría escribir una entrada corta sobre el tema. Lo bueno de mi blog es que al hacerlo por placer y servicio a los demás no tiene ni periodicidad prevista ni longitud óptima de entradas.
      En fin, voy a ver si me animo a escribir
      Un abrazo
      Julio

      Eliminar
  3. En temas de bolsa yo prefiero hacer una apuesta segura y contar con la ayuda de , por ejemplo, 1000 Extra plataforma pues me dio muy buenos resultados.


    Gracias por compartir esta información.


    Saludos!

    ResponderEliminar